Número 198 - Zaragoza - Junio 2017
LEITMOTIVACIONES 

MÚSICA FÚNEBRE DE “EL OCASO DE LOS DIOSES” (III)

El mes pasado nos habíamos quedado en la segunda exposición del motivo de Siegfried. A partir de aquí, sigue otro clímax orquestal, con toda la sección de metal marcando la fanfarria del motivo de “Siegfried como héroe”.

Como se puede ver, el ritmo es el mismo que el del motivo del asesinato: dos semicorcheas, negra, y otras dos semicorcheas. Sin embargo, la melodía ya sabemos que viene de la “llamada de Siegfried”,

aunque más lenta y majestuosa.

De hecho, este clímax orquestal continúa con una nueva variación del motivo del asesinato, en un grandioso tutti, que se repite inmediatamente por segunda vez.

De nuevo, se expone el tema de “Siegfried como héroe”, pero con un ritmo ligeramente diferente, y una cadencia más enérgica.

A continuación se escucha el motivo del asesinato, que se repite cada vez con menos intensidad y brillo. Durante esta segunda repetición, aparece el motivo que, a falta de una idea mejor, denominaré “pasión de Brünnhilde y Siegfried”, dado que se escucha en el amanecer del prólogo de El ocaso de los dioses, cuando los dos enamorados están juntos y hacen gala del amor que les une. He aquí este motivo, tal y como se escucha en esta “música fúnebre”.

Y así es como se escucha por primera vez en el prólogo de la obra.

Wagner tenía una curiosa afición a este motivo (o al menos al grupeto con salto ascendente de sexta). No sólo aparece aquí, sino que en una obra tan temprana como “Rienzi”, es la base de la famosa “plegaria de Rienzi” (verso “Du stärkest mich”) y por lo tanto también se escucha en la obertura. Hay veces que no coincide, porque en Rienzi Wagner lo escribió con el símbolo de grupeto

y la interpretación de este símbolo puede ser ascendente o descendente.

¿Por qué se escucha en ese momento de la “música fúnebre” ese motivo? Bueno, no debemos olvidar que, por un lado, es la pasión de Brünnhilde la que ha condenado a Siegfried, al revelarle a Hagen el punto débil del héroe: la espalda. Por otro, el último recuerdo de Siegfried en vida ha sido para Brünnhilde, a la que traicionó bajo los efectos de la pócima del olvido.

Este motivo que me he permitido bautizar como “pasión de Siegfried y Brünnhilde” se repite en las maderas, con la melodía alterada y más disonante. Luego continúa con el tema del poder del anillo (versión de Hagen) en las trompas y las maderas,

mientras suena en la cuerda el motivo del asesinato, con su ritmo inexorable. Esta combinación tiene dos razones para aparecer:

1) nos recuerda que el que ha puesto fin a la vida de Siegfried es Hagen.

2) sirve como “flash-back” para recordarnos dónde estábamos, ya que este interludio orquestal se acerca a su final y ya hay que ir ambientando la acción de la escena.

Cuando se oye la segunda parte del motivo del poder del anillo, también hace su aparición el motivo de la maldición del anillo

La nota final de la maldición coincide con la última exposición del motivo de “Siegfried como héroe”, esta vez en modo menor, trágico, triste, lúgubre. El héroe ha muerto y el fin se acerca.

Aquí acaba la música fúnebre en honor de Siegfried, una de las páginas más conocidas de la Tetralogía. Sin embargo, vale la pena hacer un repaso desde el punto de vista dramático de lo que esta pieza nos ha ido reflejando.

En música se nos ha recordado que estamos cantando la muerte de un héroe (Siegfried) que nace del tronco de los welsungos, de la unión de una pareja (Siegmund y Sieglinde) que tenían en común una existencia solitaria y sin cariño, además de unos valores que eran los contrarios de quienes les rodeaban, y que se profesaban un amor sincero el uno por el otro. A continuación, nos habla de la madre (Sieglinde), el recuerdo anhelante de la madre a la que nunca conoció Siegfried, junto con el amor de los welsungos (que fue la causa de su nacimiento). Seguidamente, escuchamos el otro acontecimiento que ha encauzado la vida del héroe: la espada de su padre, que le sirve para acabar con el dragón y con Mime, aunque no se nos permite olvidar ni la identidad del héroe ni su muerte. Se nos destaca el carácter heroico de Siegfried, junto a su muerte, y por último se nos recuerda el amor que Brünnhilde y él compartieron. Por último, se nos recuerda que la causa originaria de estas desgracias es la corrupción y la envidia generadas por el anillo y su maldición, para por fin acabar con un último lamento por el héroe de la historia.

Creo que no se puede hacer una biografía más concisa y genial en música.

 

Bibliografía:

- Deryck Cooke, Der Ring des Nibelungen – An introduction, DECCA 443581-2.
- Richard Wagner, Rienzi, der letzte der Tribunen: Overture, Eulenburg, Londres.
- Richard Wagner, Götterdämmerung, Dover, Nueva York, 1982.