Número 194 - Zaragoza - Febrero 2017
LEITMOTIVACIONES 

LIEBESTOD (IV)

Como siempre, recordamos al principio los ejemplos que incluyen las principales células musicales.

A continuación, nuestro análisis sigue desde el verso "Höre ich nur diese Weise". Veamos los primeros seis compases desde que empieza dicho verso.

Como se ve, la melodía interpreta primero el tema a; luego continúa con una nueva célula musical ('h'), que parece tener cierto parentesco lejano con el tema a (contiene un salto ascendente amplio, mientras que el descenso se hace por grados conjuntos), y la siguiente célula es una variación de h (h').

En el primer compás, la cuarta trompa ejecuta un secuencia de notas del acorde que luego conducen al tema d' (tocado también por los chelos), que a su vez va encadenado al tema b (también en los chelos, así como en el segundo clarinete).

Al mismo tiempo, en el segundo y tercer compás, los trombones segundo y tercero y la mitad de los chelos tocan el tema b.

La última nota de este tema b en los chelos es también la nota inicial de una versión con los valores ampliados del tema h.

A partir del tercer compás, el contrapunto vuelve a abundar en combinaciones de otras células musicales. Así, el tema b, con su característico descenso cromático, aparece en el oboe, en la trompa, en 8 violines primeros, en 7 violines segundos y en 6 violas.

En ese mismo tercer compás, la cuarta trompa y los segundos violines tocan el ascenso cromático del tema d.

Ya hemos mencionado que la melodía, en los compases tres y cuatro, va acompañada en el bajo por una versión ampliada del mismo tema h. Inmediatamente después del tema b, el oboe toca el tema d.

Por fin, al final de estos seis compases que hemos visto, escuchamos el tema g.

Este tema g aparece ahora junto con una variación de este mismo tema: g', que contiene sólo la segunda parte de g, pero con valores más amplios.

Estos temas se entrelazan en distintos instrumentos, con un resultado conmovedor y de gran belleza:

Al mismo tiempo, el bajo interpreta una melodía descendente por pasos cromáticos.

A partir de aquí, empieza un crescendo que nos conducirá al primer clímax del Liebestod. Daremos cuenta de ello en el próximo artículo.

Bibliografía:

- Das Buch der Motive (El libro de los motivos), volumen 2, Schott, Mainz, 1920.
- Richard Wagner, Tristan und Isolde, Dover, Nueva York, 1973