Número 196 - Zaragoza - Abril 2017
DISCOS 

SUGERENCIAS PARA EL NUEVO AÑO

DER RING DES NIBELUNGEN—The 1927-32 HMV ‘Potted’ Ring cycle.

90 Motivos del Anillo con ilustraciones musicales. Selecciones de Das Rheingold (76’), Die Walküre (27’50’’ + 59’38’’ + 42’03’’), Siegfried (54’43’’ + 50’08’’ + 76’55’’) y Götterdämmerung (36’32’’ + 25’36’’ + 26’07’’ + 59’54’’). Friedrich Schorr, Walter Widdop, Göta Ljungberg, Frida Leider, Florence Austral, Lauritz Melchior, Heinrich Tessmer, Rudolf Laubenthal, Albert Reiss, Eduard Habich, Emil Schipper, Maria Olszewska, Florence Easton, etc. Orquesta Sinfónica de Londres,  Coro y Orquesta de la Ópera Estatal de Berlín, Orquesta de la Ópera Estatal de Viena, Orquesta de la Royal Opera House, Covent Garden. Directores: Lawrance Colingwood, Leo Blech, Karl Muck, Albert Coates, Sir John Barbirolli, Robert Heger, Karl Alwin.

Grabaciones HMV realizadas en estudio en Londres, Berlín y Viena en 1927-32.
7 CDs PEARL GEMM CDS 9137 (499’52’’)

Entre 1927 y 1932, HMV registró extensos fragmentos de El anillo del Nibelungo, que llegaron a ocupar 122 caras de 78 rpm’s. HMV contó para tan magna empresa con los mejores cantantes del momento y reputadas batutas. El sello inglés PEARL, de reconocido prestigio en el campo de las grabaciones históricas, reunió en 1994 todo ese material en estos 7 CDs, con extraordinario  procesado de Mark Obert-Thorn. Tras varios años de ausencia en nuestro país, PEARL vuelve de la mano de un nuevo distribuidor, LR Music. Estamos ante una compilación esencial, un monumento discográfico, testimonio de una época de esplendor del canto wagneriano, a la que próximamente dedicaré un artículo monográfico.



BRYN TERFEL-WAGNER.

Der Fliegende Holländer: Obertura; “Die Frist ist um.” Die Meistersinger von Nürnberg: “Wahn! Wahn! Überall Wahn!”; “Was duftet doch der Flieder.” Tannhäuser: “Wie Todesahnung Dämmrung deckt die Lande—O du mein holder Abendstern.” Parsifal: “Nein! Laßt ihn unenthüllt!”; “Ja, Wehe! Wehe! Weh’ über mich!”. Die Walküre: “Leb wohl, du kühnes, herrliches Kind!”

Bryn Terfel (bajo-barítono ?!), Orquesta Filarmónica de Berlín. Director: Claudio Abbado. Grabado en la Philharmonie de Berlín en Noviembre de 2000 y Mayo de 2001.
DG 471 348-2

El barítono galés Bryn Terfel, nacido en 1965, desembarca con fuerza en papeles de bajo-barítono del repertorio wagneriano, terreno que parece querer afrontar decididamente en esta etapa de su carrera, que comenzó hace ahora doce años. En 2005 tiene previsto cantar Wotan en Covent Garden. Ya en 1996, en su primer disco de arias operísticas para DG, abordó el monólogo del Holandés y la romanza de Wolfram “O du mein holder Abendstern” de Tannhäuser, registradas de nuevo aquí. Junto con el monólogo de la ilusión y el monólogo del saúco de Maestros Cantores, los dos solos de Amfortas y los adioses de Wotan de La Walkyria completan un atractivo y exigente programa. La Obertura y el monólogo del Holandés fueron grabados en vivo, en un concierto celebrado el 10 de Noviembre de 2000.

El disco parece demostrar que Terfel, una de las voces más importantes de hoy, aún no está hecho para estos papeles. La tosquedad de antaño parece haber desaparecido. La voz es muy bella y de innegable calidad, aunque con limitaciones en graves (con poco cuerpo, apenas audibles) y agudos (forzados). Con tan sólo un buen centro, por ancho que sea, es difícil superar en la escena las exigencias vocales planteadas por estos roles. A pesar de las reservas mencionadas, en el disco y en esta selección, Terfel consigue dar el pego por momentos: ha cuidado mucho su alemán, la voz se escucha con agrado y casi nos convence de que está llamado a ocupar un puesto largo tiempo vacante. Los mayores problemas vienen de la ausencia de rodaje en la escena y/o de la poca familiaridad con las obras, lo que se refleja en la falta de profundidad interpretativa, que a veces (Amfortas) se torna en irritante superficialidad. Terfel sobresale en los dos monólogos de Sachs, muy bien acompañado por Abbado y los berlineses y, sobre todo (¡qué sorpresa!), en una admirable romanza de Wolfram, cantada con un legato exquisito. Su Holandés, por el contrario, no consigue transmitir desesperación y, para mi gusto, carece de peso vocal. Algo que también lastra parcialmente su Wotan, poco noble, demasiado ligero, demasiado baritonal (¿es Terfel realmente un bajo-barítono?). Este Wotan, además, no siente el texto y parece desconocer todo lo que precede a sus adioses. En los solos de Amfortas sólo hay una voz, no hay dolor, angustia.  Podría estar cantando cualquier otra cosa.

La dirección de Abbado es desigual. Excelente la Obertura del Holandés y el acompañamiento en los monólogos de Sachs. Tan superficial como Terfel en Parsifal y plúmbeo en La Walkyria, en donde faltan grandeza y sentido del momento. La grabación favorece a la orquesta, que en ocasiones desata verdaderos torrentes decibélicos que tapan  al cantante y ponen a prueba al equipo.



Der Fliegende Holländer.

Hans Hotter (Holandés), Astrid Varnay (Senta), Set Svanholm (Erik), Thomas Hayward (Timonel), Sven Nilsson (Daland), Hertha Glaz (Mary). Orquesta y Coro de la Metropolitan Opera House de Nueva York. Director: Fritz Reiner.

Grabación en vivo del 30 de Diciembre de 1950.
2 CDs NAXOS 8.110189-90 (128’21’’)

Primera transmisión radiofónica del Holandés desde el MET. Debut de Hans Hotter en el MET, donde cantaría cuatro temporadas. Primer Erik de Set Svanholm. Primera Senta de Astrid Varnay, que sustituyó a la prevista Ljuba Welitsch. Este histórico Holandés había aparecido fugazmente en CD en algún sello pirata y con algún corte, atribuido a la “fuente original”. Para esta edición, posiblemente definitiva, Naxos ha contado con las tres fuentes existentes y ha encomendado la restauración (espléndida) al mago Ward Marston.

Hotter es un Holandés majestuoso, angustiado, en plenitud vocal y dominador de todas las facetas del personaje. La comparación con Terfel (véase más arriba) no deja a este último bien parado. Varnay, en uno de sus mejores registros del MET, compone una memorable Senta, segura en todos los registros y dramáticamente in crescendo. Si la Balada  es algo contenida, la soprano firmemente sujeta por la batuta de Reiner, en el dúo Erik-Senta y en sus últimas frases la emoción se desborda. Svanholm, en el ecuador de sus diez  temporadas metropolitanas (debutó en 1946) y relativamente fresco, perfila un estimable Erik, con ocasionales erupciones de canto enfático y estilo antiguo que recuerda a Lorenz. Sven Nilsson, a quien el mes pasado tuvimos como Marke neutro, es aquí un insulso Daland, el punto más bajo del reparto, aunque no llega a resultar molesto. Excelentes Glaz y Hayward en sus breves papeles.

Magnífica dirección de Reiner, vivacísima, acentuando los ritmos y prestando especial atención a los temas folclóricos de los pasajes corales. Una visión romántica de la partitura que la acerca a Weber.

Con la nueva restauración de Marston para Naxos, este Holandés asciende posiciones en la lista de versiones más recomendables. Yo le situaría entre la media docena de registros fundamentales.



 

 

Götterdämmerung.

Lauritz Melchior (Siegfried), Marjorie Lawrence (Brünnhilde), Ludwig Hofmann (Hagen), Eduard Habich (Alberich), Friedrich Schorr (Gunther), Dorothee Manski (Gutrune, 3ª Norna), Katheryn Meisle (Waltraute), Edithea Fleischer (Woglinde), Irra Petina (Wellgunde, 2ª Norna), Doris Doe (Flosshilde, 1ª Norna), Max Altglass, Arnold Gabor (Vasallos). Orquesta y Coro de la Metropoilitan Opera House de Nueva York. Director: Artur Bodanzky..

Grabación en vivo del 11 de Enero de 1936.

3 CDs NAXOS 8.110228-30 (221’50’’)

 

En 1999 Naxos editó este Ocaso, procedente del gabinete del Dr. Caniell (ver mi artículo de Septiembre pasado), y que aneriormente había aparecido en Walhall (WHL 24). El sonido era lamentable. Richard Caniell acusó a Naxos de arruinar sus restauraciones. El presidente de Naxos, Klaus Heynman, se defendió poniendo en duda la bondad de algunas de las restauraciones de Caniell. Éste demandó a Naxos, solicitó la retirada de todos los ejemplares de este Ocaso y otros volúmenes de la serie Immortal Performances de Naxos, y dejó de proporcionarles material de su inmenso archivo.

Naxos insiste con una nueva restauración, a cargo de Ward Marston. El sonido ha mejorado considerablemente respecto a anteriores ediciones, incluida la primera en Naxos, aunque es muy inferior al de otros registros coetáneos del MET. La grabación recoge una memorable función de la Edad de Oro, de interés múltiple. Es el único Ocaso de Melchior, intérprete supremo de los dos Siegfried, juvenil, heroico, viril, poético. Su saludo a los guibichungos en el Tercer Acto, “Hoiho! Hoiho! Hoihe!” sólo puede deberse a un a potencia sobrenatural. La malograda soprano australiana Marjorie Lawrence, aquí en la cúspide de su breve carrera, es una Brünnilde de rompe y rasga, vital, volcánica, muy humana, pero carente del poderío vocal y la serenidad interior de una Flagstad. Durante la escena de la inmolación, montó un caballo auténtico y se arrojo a la pira funeraria. En 1941, con 32 años, contrajo la polio en México, viendo truncada una prometedora carrera que había comenzado tan solo nueve años antes. Luwdig Hofmann presta oscuros acentos a un imponente Hagen. Su recibimiento a Siegfried en el Primer Acto, “Heil! Siegfried, teurer Held!” queda grabado en la memoria. Eduard Habich es un magistral Alberich, papel en que ya nos lo encontramos en el Sigfrido del 30 de Enero de 1937, comentado en esta sección en Marzo de 2001 y en Septiembre pasado. Friedrich Schorr (Gunther), en el comienzo de su declive, insufla vida a un personaje muchas veces desdibujado, y da adecuada réplica a Melchior en el dúo del Primer Acto. Katheryn Meisle, más soprano que contralto y voz sin personalidad es del todo inadecuada como Waltraute. La dirección de Bodanzky es irregular. Muchas veces excelso, a ratos vulgar, con rubatos tan desmesurados como inoportunos.




Kirsten Flagstad-Lauritz Melchior: Grandes dúos wagnerianos.

Lohengrin, Acto III (dúo nupcial): “Das süße Lied verhält”; “Athmest du nicht mit mir die süßen Düfte?”; “Höchtes Vertrau’n hast du mir schon zu danken.” Tristan und Isolde, Acto II (dúo de amor): “O sink’ hernieder, Nacht der Liebe!”; “Einsam wachend.”; “So stürben wir.” Götterdämmerung (Prólogo): “Zu neuen Taten.” Parsifal, Acto II: “Dies Alles—hab’ ich nun geträumt?”; “Ich sah’ das Kind an seiner Mutter Brust.”; “Amfortas! Die Wunde!”; “Grausamer!”; “Erlösung, Frevlerin, biet’ ich auch dir.”; “Halt da! Dich bann’ ich mit der rechten Wehr.”

 

Kirsten Flagstad (soprano), Lauritz Melchior (tenor), Gordon Dilworth (barítono). Orquesta Sinfónica Victor y Orquesta de la Ópera de San  Francisco. Director: Edwin McArthur.
Grabaciones Victor de 1939-40.
NAXOS 8.110723 (77’45’’)

 

Siendo la primera soprano y el primer tenor wagnerianos del MET, era natural que RCA Victor quisiera inmortalizar en disco a tan legendaria pareja. Ya desde su debut metropolitano en 1935, Flagstad registró algunos solos del repertorio wagneriano. En 1939 y 1940, juntos grabaron los dúos recogidos en este disco. No hay otro registro del dúo nupcial de Lohengrin con Flagstad y Melchior que éste de estudio de 1940. Hasta la edición en Guild del Segundo Acto de Parsifal de 1938 (ver artículo de Septiembre pasado en esta sección) con buen sonido, la toma de estudio aquí incluida era la única oportunidad de oírles (literalmente, pues el sonido de las ediciones del Parsifal completo es deleznable) en papeles en los que habían recibido entusiastas críticas por sus apariciones en el MET.

Mucho he dicho ya en esta sección sobre las virtudes de ambos cantantes; no lo repetiré ahora. Dos de las voces más importantes del canto wagneriano de todos los tiempos, captadas en gloriosa plenitud es lo que aquí se ofrece. Edwin McArthur, director ocasional, pianista acompañante y amigo personal de la soprano noruega, dirige con competencia aunque sin especial brillantez. Esperemos que NAXOS edite también los solos que ambos grabaron en 1935-40.




KARL MUCK—WAGNER: oberturas y preludios.

Die Meistersinger von Nürnberg: Preludio al Acto I. Götterdämmerung: Música fúnebre. Tristan und Isolde: Preludio al Acto I. Der Fliegende Holländer: Obertura. Tannhäuser: Obertura (versión de Dresde). Lohengrin: Preludio al Acto III. Idilio de Sigfrido.

 

Orquesta de la Ópera Estatal de Berlín. Director: Karl Muck. Grabaciones HMV y Electrola de 1929-1929.
NAXOS 8.110858 (75’43’’)

Este disco que presenta Naxos, con magnífica restauración de Mark Ober-Thorn, contiene prácticamente todas las grabaciones eléctricas comerciales que Karl Muck realizó para HMV/Electrola en 1927-29. El Preludio (1927) y el Acto III (1928) de Parsifal, fueron editado por Naxos en un soberbio álbum de 2 CDs (8.110049-50) que contenía además fragmentos dirigidos por el propio Muck y Siegfried Wagner en Bayreuth, así como fragmentos dirigidos por Alfred Hertz en 1913. Falta además un muy cortado viaje de Sigfrido por el Rin, que puede encontrarse en un disco editado por Preiser (CD 90269).

Karl Muck (1859-1940) sucedió a Gustav Mahler al frente del Teatro Alemán de Praga en 1886. Entre 1892 y 1904 fue director principal de la Ópera Estatal de Berlín, donde consolidó su posición como uno de los principales directores wagnerianos del momento. De 1906 a 1918 (*), con un paréntesis de 1908-12, fue director titular de la Sinfónica de Boston, puesto que había ocupado el legendario Arthur Nikisch, con quien suele asociarse el estilo directorial de Muck. De 1901 a 1930 fue el director de Parsifal en el Festival de Bayreuth (**), hasta que intrigas políticas relacionadas con la relación de Arturo Toscanini con el Festival provocaron su marcha. Un currículum que justificaría por sí solo el interés del disco. Sin embargo el interés sobrepasa lo meramente histórico, y estamos ante interpretaciones de gran nivel, a cargo de una batuta que entronca directamente con la época de Wagner.

(*) El 18 de Marzo de 1918 fue arrestado, acusado entre otras cosas de espionaje, y fue  internado en Fort Oglethorpe (Georgia), antes de abandonar definitivamente los Estados Unidos tras el fin de la Primera Guerra Mundial.

(**) En Bayreuth dirigió un total de 71 funciones de Parsifal, más 5 de Maestros Cantores y una de Lohengrin.




LEOPOLD STOKOWSKI—WAGNER. 

Die Meistersinger von Nürnberg: Preludio al Acto I; Preludio al Acto III; Danza de los aprendices; Entrada de los Maestros. Götterdämmerung: Viaje de Sigfrido por el Rin; Música fúnebre; Inmolación de Brunilda. Rienzi: Obertura.

Berit Lindholm (soprano), Coro Sinfónico de Londres, Orquestas Sinfónica de Londres y New Philharmonia. Director: Leopold Stokowski.

 

Grabaciones en vivo del 15 de Junio y 23 de Septiembre de 1967 y del 18 de Junio de 1968.
BBL LEGENDS BBCL 4088-2 (73’25’’)

Aunque nunca en el foso, Leopold Stokowski (1882-1977) dirigió mucho Wagner, tanto en “versión original” como en sus discutidos arreglos o “síntesis sinfónicas”. El personal sentido del color orquestal de Stoki, aplicado a Wagner, podía dar resultados espectaculares. Descatalogado y no reeditado (salvo error u omisión) el magnífico disco Wagner con la London Symphony (Decca/London Phase 4 Stereo 443 901-2) y difíciles de encontrar, si no descatalogados también sus grabaciones wagnerianas para la RCA, algunas ya de 1973 y 74 (RCA 0926-62597-2 y 0926-62598-2) , este disco de sello BBC Legends, que recoge grabaciones en vivo de finales de los 60, es una buena aproximación al estilo de uno de los más grandes directores del siglo XX, en uno de sus compositores predilectos. Lamentablemente, el único registro del disco grabado en estéreo es la Obertura de Rienzi, especialidad de la casa que en manos de Stoki se convierte en una brillantísima pieza de lucimiento, sonando alternativamente al Wagner de  Lohengrin, a Liszt y al Tchaikovsky de la Obertura 1812.  El resto del disco es en sonido mono, y aunque de calidad, resta presencia al célebre Stokowski sound. En la “Suite”  de Los Maestros Cantores (sensacional Preludio III), el director obsequió al público con una de sus sorpresas: sin estar anunciado, el Coro Sinfónico de Londres, presente para intervenir en la Novena de Beethoven que debía interpretarse en la segunda parte del concierto, se puso en pie y se unió a la orquesta en la entrada de los Maestros.  La entonces joven soprano sueca Berit Lindholm es una Brunilda simplemente correcta, segura, con timbre oscuro, casi de mezzo, y emisión gutural.

Para fans de Stokowski: en el volumen dedicado a Stokowski de la serie Great Conductors of the 20th Century (EMI 575 480-2) se incluye un arreglo suyo de Tristan e Isolda, que denominó “Love Music” (Liebesnacht Acto II + Liebestod Acto III). En el DVD de la serie Classic Archive (EMI DVA 4928429), de reciente aparición, se incluye una Obertura de Los Maestros Cantores del concierto celebrado en el Royal Festival Hall de Londres, el 14 de Junio de 1972, la misma versión (audio) que se incluye en el disco Decca/London mencionado más arriba.



THOMAS QUASTHOFF—EVENING STAR. German Opera Arias.

Albert Lortzing: Zar un Zimmermann (“O sancta justitia! Ich möchte rasen”; “Den hohen Herrscher würdig zu empfangen”; “Sonnst spielt ich mit Zepter, mit Krone und Stern”), Der Wildchütz (“Funftausend Taler! Träum oder wach ich?”; “Laß Er doch hören!”—“Bei diesem schlimmen Fall”; “Wie freundlich strahlt die holde Morgensonne”). Carl Maria von Weber: Euryanthe (“Wo berg ich mich?—Schweigt, glühnden Sehnens”). Richard Wagner: Tannhäuser (“Gar viel und schön ward hier in dieser Halle”; “Wie Todesahnung Dämmrung deckt die Lande—O du mein holder Abendstern”). Richard Strauss: Die schweigsame Frau (”Wie schön ist doch die Musik”).

 

Thomas Quathoff (bajo-barítono), Christiane Oelze (soprano). Coro y Orquesta de la Ópera Alemana de Berlín. Director: Christian Thielemann.
DG 471 493-2

Una de las voces más interesantes del panorama actual y uno de los directores con mayor proyección, juntos en un disco fresco e inteligente, una de las sorpresas discográficas del año 2002. Quasthoff es un verdadero bajo-barítono, poseedor de una voz muy bella, cálida, buena técnica y un gran poder de comunicación. Lamentablemente, sus limitaciones físicas, secuelas de la cruel talidomida, lo han mantenido apartado de la escena operística, limitándose a apariciones en recital. Próximamente encarnará el papel de Amfortas en una producción que dirigirá Sir Simon Rattle en Salzburgo y grabará el Beckmesser de Los Maestros Cantores para DG, bajo la dirección de Christian Thielemann. Aquí despliega su variada paleta expresiva en un programa infrecuente y variado, desde el chispeante Lortzing, Rossini tedesco, al inspirado Strauss de “Wie schön ist doch die Musik” de La mujer silenciosa. Thielemann acompaña con mimo y atención al detalle. En casi todo el mundo el disco se titula “Evening Star”, en alusión a la romanza de Wolfram de Tannhäuser. En Alemania en cambio el disco lleva por título “Die Stimme”, la voz. Quasthoff me parece un destinatario muy adecuado para el sobrenombre, vacante tras la muerte de Frank Sinatra.

PARA EMPEZAR CON BUEN PIE EL 2003…



HANS KNAPPERTSBUSCH CONDUCTS LIGHT MUSIC.

Carl Maria von Weber: Aufforderung zum tanz. Johann Strauss: G’schichten aus dem Wiener Wald; interludio de Tausendundeine Nacht; Äegyptischer Marsch; Annen Polka; Rosen aus dem Süden. Josef Lanner: Die Schönbrunner. Franz Schubert: Militärmarsch. Karl Komzák: Bad’ner Mad’ln. Orquesta de la Ópera Estatal de Baviera. Director: Hans Knappertsbusch.

Grabación en vivo del concierto celebrado el 20 de Marzo de 1955 en la Kongreßsaal des Deutschen Museums, Munich.
LIVING STAGE LS 1005

Para los que desconfían de Nikolaus Harnoncourt como director del tradicional concierto de Año Nuevo, regresa de la mano de Living Stage, con excelente sonido, el célebre concierto “ligero” que Kna dirigió en Munich el 20 de Marzo de 1955, a beneficio de la reconstrucción del Teatro de Ópera, editado hace años por Melodram (MEL 18033). Orfeo d’Or lo reeditó en 1998 (C 426 981 B), omitiendo la Invitación a la danza de Weber y la Marcha militar de Schubert, pero incluyendo la Pizzikato-Polka de Johann y Joseph Strauss, ausente ahora y en el disco Melodram.

El guardián del grial amaba también el compás de ¾, del que era maestro distinguido. En 1935 la Filarmónica de Viena le rogó que dirigiera la Obertura de El Murciélago en la apertura del tradicional baile anual. Su telegrama de respuesta decía: “Für Euch, Geliebte, sei’s getan.” (“Sea por vosotros, queridos”, parafraseando a Walther von Stolzing en Los Maestros Cantores). Kna despoja a los valses de todo refinamiento, y los interpreta como música popular, llena de vitalidad y de humor.