Número 200 - Zaragoza - Agosto 2017
DISCOS 

EL MISTERIOSO CASO DEL DR. REINER Y EL BARÓN BEECHAM

 

 

Tristan e Isolda.

Lauritz Melchior (Tristan), Kirsten Flagstad (Isolde), Sven Nilsson (Marke), Herbert Janssen/Paul Schöffler (Acto III) (Kurwenal), Margarete Klose /Karin Branzell (Acto III) (Brangäne), Booth Hinchin (Melot), Octave Dua (Pastor), Leslie Horsman (Timonel), Parry Jones (Joven Marinero). Orquesta Filarmónica de Londres, Coro de la Royal Opera House Covent Garden. Dirección: Sir Thomas Beecham.

Grabación en vivo del 18 (todo el Primer Acto excepto los últimos 10 minutos y todo el Segundo Acto) y el 22 de Junio (Tercer Acto) de 1937.

3 CD (75’40’’ + 65’21’’ + 69’15’’) ARCHIPEL ARPCD 0021-3 (Sin libreto, notas de Michael Tanner)


Un musicólogo es una persona que sabe leer música, pero no sabe oírla.
(Sir Thomas Beecham)

Un crítico es como un eunuco: sabe exactamente cómo hay que hacerlo.
(Sir Thomas Beecham)

¡Señora, tiene entre sus piernas un instrumento capaz de dar placer a miles, y todo lo que sabe hacer es rascarlo!
(Sir Thomas Beecham a una cellista)

 

En 1937, con motivo de la coronación de Jorge VI, el Covent Garden organizó una Gran Temporada Operística que incluía El Anillo del Nibelungo, dirigido por Wilhelm Furtwängler, El Holandés Errante, dirigido por Fritz Reiner y Tristán e Isolda, dirigido por Sir Thomas Beecham. De Tristan se dieron cuatro representaciones:

- 14 de Junio: Lauritz Melchior (Tristan), Frida Leider (Isolde), Sven Nilsson (Marke), Herbert Janssen (Kurwenal), Margarete Klose (Brangäne).
- 18 de Junio: Lauritz Melchior (T), Kirsten Flagstad (I), Sven Nilsson (M), Herbert Janssen (K), Margarete Klose (B), Booth Hinchin (Melot), Octave Dua (Pastor), Leslie Horsman (Timonel), Parry Jones (Joven Marinero).
- 22 de Junio: Lauritz Melchior (T), Kirsten Flagstad (I), Sven Nilsson (M), Paul Schöffler (K), Karin Branzell (B), Booth Hinchin (M), Octave Dua (P), Leslie Horsman (Tim.), Parry Jones (JM).
- 30 de Junio: Walter Widdop (T), Kirsten Flagstad (I), Ludwig Weber (M).

Flagstad y Melchior ensayando el acto I en el MET

 

EMI (entonces HMV) decidió registrar en vivo algunas de estas veladas. Parece que se grabaron extensos fragmentos del Anillo de Furtwängler (1), el Holandés de Reiner (2), las funciones del Tristan de Beecham del 18 y el 22 de Junio, así como fragmentos de Turandot, con Eva Turner y Giovanni Martinelli (EMI CDH 761 074-2).

Flagstad y Melchior ensayando el acto I en el MET

En 1991 EMI editó en CD (CHS 764 037-2) un Tristan, presuntamente dirigido por Sir Thomas Beecham, compuesto a partir de las funciones del 18 y el 22 de Junio. Básicamente, decían las notas que acompañaban los discos, se trataba de la función del 18, con breves fragmentos del 22 intercalados allá donde las matrices del 18 estaban dañadas. En esas notas, Keith Hardwick, veterano ingeniero de sonido de la casa, recientemente fallecido, autor de la restauración, explicaba detalladamente el origen y procedencia de las fuentes empleadas en la edición, lo que permitía distinguir los fragmentos del 18 de Junio de los del 22.

Una vez puesto en circulación este Tristan comenzaron los problemas. La Brangäne de los Actos I y III no era la misma que la del Acto II. El Marke del Acto III no era el mismo que el del Acto II. Finalmente EMI tuvo que admitir el error, y emitió una nota de Keith Hardwick (se llegó a adjuntar en alguno de los ejemplares, pero yo jamás la he visto, pues no venía en el mío) reconociendo que el Preludio y la mayor parte del Acto I, así como los dos últimos tercios del Acto III eran en realidad de las funciones del Covent Garden del 18 de Mayo y 2 de Junio de 1936, ¡dirigidas por Fritz Reiner! (3) Tan sólo el Acto II y el primer tercio del Acto III eran de Beecham. Además EMI admitió que en sus archivos no se encontró ningún Tristan de Beecham completo (4). La escasa rentabilidad de las grabaciones históricas y el impacto de semejante metedura de pata parecen haber disuadido a EMI de editar los fragmentos existentes del “Anillo de la coronación” de Furtwängler o del de 1936, dirigido por Beecham, con Melchior y Leider, que también fue grabado.

Ahora aparece en el sello Archipel, filial de Gebhardt, lo que se anuncia como el único Tristan completo de Beecham. Ciertamente lo es, pero los créditos impresos en la carátula añaden confusión sobre fechas,  reparto y orquesta, además de “hacer trampa”, por decirlo suavemente, al mencionar la fuente utilizada (5). Se atribuyen a Herbert Janssen y Karin Branzell respectivamente los papeles de Kurwenal y Brangäne en el Acto II, lo cual es imposible pues, como puede verse más arriba, estos dos cantantes no coincidieron en ninguna de las funciones londinenses de 1937. En realidad Paul Schöffler y Karin Branzell son Kurwenal y Brangäne en el Acto III, que procede de la toma del 22 de Junio. El resto es del día 18, excepto los últimos diez minutos del Acto I, que también son del 22. La orquesta no es la del Covent Garden, como erróneamente se indica en la carátula, sino la Filarmónica de Londres. Afortunadamente las documentadas notas de Michael Tanner aclaran las cosas.

Este Tristan apareció hace algún tiempo en LP en diversas ediciones, (ANNA 1050, Discocorp RR-223). En ANNA (3 LPs) el Segundo Acto era del 22 de Junio, mientras que Discocorp, en 4 LPs, incluía las dos tomas, del 18 y 22 de Junio. En CD ha a aparecido, salvo error u omisión, en Melodram (CD 37029) y Grammophono 2000 AB 78570/72. La edición Melodram también atribuye a Jannsen y Branzell los papeles de Kurwenal y Brangäne en el Segundo Acto, lo que ya se ha señalado como imposible y aumenta la sospecha acerca de la “fuente original” utilizada por Archipel. En los archivos de la Immortal Performances Recorded Music Society de Richard Caniell (6) hay una copia, procedente de una colección privada del Reino Unido, de este Tristan compuesto, con mejor sonido que el ofrecido por Archipel, y con la toma alternativa del Acto II (completo) del 22 de Junio. Al hacerse público el fiasco de la edición EMI, Caniell ofreció a EMI la copia de su archivo para reparar el error, pero no parece que la compañía británica esté muy dispuesta a ello. Esperemos que el sello Guild, que ahora se nutre de material procedente de los archivos de Caniell, se decida a editar este magnífico Tristan con la calidad que merece.

Se conservan nueve Tristanes completos y un Segundo Acto con la pareja insuperada Flagstad-Melchior (entre paréntesis se consignan los intérpretes de Brangäne, Kurwenal y Marke, respectivamente, así como el director y el lugar de la representación):

1) 9 de Marzo de 1935 (Branzell, Schorr, Hofmann; Bodanzky, MET)
2) 18 de Mayo y 2 de Junio de 1936 (Kalter, Janssen, List; Reiner, Covent Garden)
3) 2 de Enero de 1937 (Thorborg, Huehn, Hofmann; Bodanzky, MET)
4) 18 y 22 de Junio de 1937 (Klose/Branzell, Janssen/Schöffler, Nilsson; Beecham, Covent Garden)
5) 15 de Noviembre de 1937, Acto II (Meisle, Huehn, List; Reiner, San Francisco Opera)
6) 29 de Enero de 1938 (Wettergren, Huehn, List; Bodanzky, MET)
7) 16 de Abril de 1938 (Branzell, Huehn, List; Bodanzky, MET)
8) 8 de Abril de 1939 (Thorborg, Janssen, List; Bodanzky, MET)
9) 23 de Marzo de 1940 (Thorborg, Huehn, List; Leinsdorf, MET)
10)  8 de Febrero de 1941 (Thorborg, Huehn, Kipnis; Leinsdorf, MET)

Los dos de 1938 y el de 1939 jamás han sido editados en ningún formato. Éste que aquí se comenta es uno de los mejores, no sólo por el estado vocal de Flagstad y Melchior y el resto del elenco, sino también por la dirección de Beecham, cuya chispa prende en Flagstad, obteniendo de ésta registros casi desconocidos en ella. Presenta los cortes habituales de aquella época. En el dúo de amor del Segundo Acto, Isolda pasa de “bot ich dem Taga trutz!” (CD 2, pista 3, 2’30’’) a “Doch es rächte / der verscheuchte Tag”, saltándose 101 versos de Tristan y 60 de Isolda. En el Tercer Acto Tristan pasa de “noch dir, Isolden, scheint!” (CD 3, pista 4, 3’26’’) a “Ach, Isolde, / süße Holde!”, omitiendo 41 versos.

Margarete Klose Karin Branzell

 

El sonido es en todo este Tristan algo borroso, difuminado, y hay ruido de fondo en forma de una fritura continua, mantenida dentro de niveles tolerables. La toma favorece a las voces, pero se aprecian bastantes detalles en la orquesta, como el uso del portamento, recurso expresivo que pertenece a otra época de la interpretación musical, aquí empleado con moderación y buen gusto por Sir Thomas. Ya desde el Preludio, la lectura es encendida, apasionada. Beecham invierte 9’35’’ en el Preludio, por 11’24’’ de Reiner (EMI, VAI, Naxos), más moroso y refinado. Beecham acentúa los sforzandi en maderas y violines en 1’24’’ y, sobre todo, en 4’26’’, cuando fagot, clarinete bajo, cellos y contrabajos enuncian el tema del “Filtro de Muerte”. Nótense los ataques arrebatados, llenos de fuerza, en CD 1, pista 7, 6’32’’ y pista 8, 0’50’’ y 1’02’’, o cómo mantiene la tensión en los momentos previos al encuentro Tristan-Isolda en el barco (CD 1, pista 9, 0’09’’). En las escenas con Tristan e Isolda, la Quinta del Primer Acto y el dúo de amor del Segundo, la incandescente batuta arrastra a los cantantes, más pasionales que en otras ocasiones.

La voz de Flagstad pocas veces se ha oído tan en plenitud como en este registro de 1937, bellísima, señorial, marmórea, carnosa, cálida, aterciopelada. Aún no escatimaba agudos y sus graves no han sido igualados por soprano alguna con similar repertorio. En el Primer Acto hace gala de una gran variedad expresiva. Hacia el final de la narración de Isolda, la frase “…er sah mir in die Augen. / Seines Elendes / jammerte mich; / das Schwert – ich ließ es fallen! ” (CD 1, pista 4, 4’06’’), acompañada por un poético Beecham, es toda ternura y lástima. Poco después, en “Sein Lob hörtest du eben: – / ‘Hei! Unser Held Tristan’ – / der war jener traur’ge Mann!…” (5’30’’) está más desmelenada que de costumbre. El pasaje desde “O blinde Augen!” hasta “Tod uns beiden!” (pista 6 desde comienzo hasta 2’17’’) es memorable. Flagstad se muestra aquí ofendida y colérica. El Si4 sobre “mit ihr gab er es preis!” (0’40’’) es luminoso. En los últimos cuatro versos Flagstad lanza unas terroríficas maldiciones, con un poderío vocal y dramático pocas veces parangonado. La muerte de amor es sublime: voz pura, emisión firme; resulta casi austera, pero la voz arrebata.

Melchior es el Tristan ideal, y el único cantante que podía dar la replica a tan excepcional Isolda sin bajar el nivel. Ya he escrito en otras ocasiones sobre la versatilidad de la voz de Melchior, a veces relegada a un segundo plano por otras características más evidentes e inmediatas, como el timbre tan personal, la potencia, el squillo o la facilidad en el agudo.  Al comienzo de su primer encuentro con Isolda (CD 1, pista 9, 1’43’’ a 3’10’’) se muestra distante, elusivo. Escúchese como moldea los diez versos finales, antes de beber de la copa que le ofrece Isolda, comenzando en “Tristans Ehre – / höchste Treu!…” (CD 1, pista 11, 0’31’’), alternando eficazmente medias voces, reguladores y voz plena. En el Segundo Acto, préstese atención a “O König, das kann ich dir nich sagen” (CD 2, pista 8). Melchior adapta su voz, escogiendo distintos matices de su rica paleta, para pintar variadas sensaciones: compasión (hacia Marke), nostalgia y pena (recuerdo de la madre y de su nacimiento), heroísmo, anhelo, amor (hacia Isolda). Con un Tristan vocalmente fresco, completamente inmerso en el personaje, espoleado por una batuta en estado de gracia, el Tercer Acto es un prodigio.

Herbert Janssen Paul Schoeffler

 

Los dos dúos Tristan-Isolda son cimas inalcanzables; parecen estar escritos para las voces de Melchior y Flagstad. Bajo la dirección de Beecham les encuentro más inmersos en el drama que en otras ocasiones, especialmente a Flagstad.

El resto del reparto es excelente. La gran contralto Margarete Klose es una Brangäne deslumbrante, poseedora de una voz de gran volumen, con centro y graves aterciopelados y facilidad en el agudo. La oscuridad de su timbre casa bien con la Isolda de Flagstad. Magnífica su advertencia a los amantes en el Segundo Acto, con Sir Thomas envolviéndola delicadamente. Lástima que el sonido de ese pasaje sea especialmente malo, incluso en los CDs de EMI. En la Quinta Escena del Primer Acto y en el Tercer Acto, Brangäne es Karin Branzell, una mezzo con poco cuerpo (7) y timbre algo aniñado. No desentona, pero el contraste con la Klose no la favorece. Herbert Janssen (Acto I excepto en la Escena Quinta), exquisito Wolfram, realiza una admirable caracterización del servidor de Tristan. Con una voz aún bella y de cálido timbre, compone un Kurwenal rudo e irónico, espléndidamente cantado. En el Tercer Acto, Schöffler es un Kurwenal impulsivo, poderoso, muy implicado dramáticamente, no tan fino en lo canoro como Janssen y con ligeros problemas en la zona alta. Sven Nilsson es un Marke gris, más aún en semejante compañía. Tiene buena dicción, a ratos es expresivo y frasea con intención, pero la voz no es especialmente grata, presenta un vibrato desagradable y carece de personalidad y nobleza.

Estamos, pues, ante un documento de gran importancia, que pide a gritos una edición cuidada, pues por lo que se escucha en los fragmentos dirigidos por Beecham de la fallida edición EMI, el sonido es manifiestamente mejorable si se trabaja con una fuente menos pirata. Melchior y Flagstad ofrecen, en mi opinión, la mejor interpretación de las que les conozco en esta obra, y lo que el sonido permite apreciar de la dirección de Beecham sorprenderá a más de uno. Con buen sonido sería una opción muy a tener en cuenta. En el estado actual, su bajo precio compensa parcialmente lo chapucero de la edición.

 

NOTAS

(1)   El célebre ”Anillo de la coronación”, con Lauritz Melchior, Kirsten Flagstad, Maria Müller, Rudolf Bockelmann, Herbert Janssen, Ludwig Weber, Kerstin Thorborg… Hasta la fecha han aparecido en CD un Tercer Acto completo de La Walkyria (Music & Arts CD-1035 (2), Myto MCD 914.43, Myto 981.H003) y fragmentos que totalizan poco más de hora y media de El ocaso de los dioses (Music & Arts CD-1035 (2), Eklipse EKR 62, Gebhardt JGCD 0003). Constantemente circulan rumores acerca del hallazgo de más material de este Anillo en los archivos de EMI y de su inminente edición en CD, lo que nunca llega a materializarse. La edición Eklipse, o su reedición en el sello Gebhardt, contienen además 34 minutos de un Acto II del Ocaso dirigido por Furtwängler en el Covent Garden el 7 de Junio de 1938, con Frida Leider y Lauritz Melchior.
(2)   Cerca de 75 minutos de este Holandés, con Kirsten Flagstad, Herbert Janssen, Ludwig Weber y Max Lorenz, fueron editados en CD por Standing Room Only (SRO 808-1).
(3)   En las funciones de 1936 dirigidas por el Dr. Reiner, el reparto fue el siguiente: Lauritz Melchior (T), Kirsten Flagstad (I), Emanuel List (M), Herbert Janssen (K), Sabine Kalter (B), Frank Sale (M), Octave Dua (P), Leslie Horsman (Tim.), Roy Devereux (JM). Este excelente Tristan fue editado en CD en 1992 por VAI (VAIA 1004-3) y, más recientemente, en 2000, por Naxos Historical (8.110068-70). El sonido en ambas ediciones es muy similar. Ward Marston realizó el paso a DAT de los discos de 78 rpm de la colección de Margaret Bent. Sobre el máster digital preparado por Marston trabajó Doug Pomeroy en la restauración para VAI, mientras que posiblemente el propio Marston se ha encargado de todo el proceso para Naxos.
(4)   Todo lo que se conserva dirigido por Beecham es un Primer Acto casi completo del 18 de Junio (se suele completar con los últimos 10 minutos del 22, también conservados), dos tomas del Segundo Acto completo (días 18 y 22) y Tercer Acto completo del 22. Parece que también se conservan fragmentos del Tercer Acto del día 18.
(5)   “Editado a partir de la fuente original” y “Mejor sonido posible, remasterizado a 24 Bit”, se lee en la carátula. La edición Archipel NO está realizada a partir de la fuente original. Basta comparar con los fragmentos dirigidos por Beecham en la fallida edición EMI o con las ediciones VAI o Naxos del Tristan de Reiner de 1936:  la diferencia es abismal a favor de estas últimas. Luego ni se ha trabajado con la fuente original (la diferencia de sonido no es debida al procesado), ni el sonido es el mejor posible. Por último, tratándose de grabaciones históricas de calidad técnica alejada de la alta fidelidad, los 24 bits no añaden nada a los 16 bits estándar. De hecho, ni aún en las grabaciones más recientes, la mayoría de los lectores de CD están capacitados para sacar rendimiento a los 24 bits.
(6)   Ver mi artículo de Septiembre en www.wagnermania.com.
(7)   Branzell se sentía incómoda cantando junto a la gran soprano Rosa Ponselle. Según la mezzo sueca la voz de Ponselle sonaba más a contralto (?!) que la suya.