Número 195 - Zaragoza - Marzo 2017
NOTICIAS 



 Guía Bayreuth
 Nuevo
 Biografía
 Bayreuth
 Encuestas
 Libros
 Postoperatorios
 Trauermusik
 Premios
 Discografía
 Óperas y Dramas
 Efemérides
 In fernem Land...
 Intérpretes
 Leitmotivaciones
 Discos
 Entrevistas
 Wagnermaps
 WagnerStrasse
 La Risa de Kundry
 Incuestionables
 Menciones
 Acerca de...

 

FALLECE LA SOPRANO MARTHA MÖDL

La soprano alemana Martha Mödl, nacida en la ciudad de Nüremberg el 22 de marzo de 1912, falleció el pasado lunes 17 de diciembre en Stuttgart, tras una larga enfermedad, a la edad de 89 años. Su muerte ha supuesto una gran pérdida en el mundo wagneriano, ya que Mödl era, sin duda, una de las grandes sopranos del siglo pasado, junto a sus compañeras de escena Varnay o Nilsson.

Martha Mödl comenzó a estudiar canto y música en su ciudad natal con 28 años, y debutó en el año 1942 en el en el teatro de Remscheid con la ópera de corte wagneriano "Hänsel y Gretel" del compositor alemán Engelbert Humperdinck. Comenzó su carrera encuadrada en la voz de mezzosoprano, y entre 1945 y 1949 interpretó en el Teatro de la Ópera de Düsseldorf los papeles de María en "Wozzeck" de Alban Berg , Eboli en "Don Carlo" y Azucena en "Il trovatore" de Verdi, Dorabella en "Cosi fan tutte" de Mozart, o Venus en Tannhäuser.

En 1949, año en el que cantó Carmen en el Covent Garden londinense, fue contratada por la Ópera Estatal de Hamburgo, y empezó a ganar reputación como soprano wagneriana, a lo que ayudó su interpretación de Kundry en La Scala de Milan

Wieland y Wolfgang Wagner se pusieron en contacto con ella para que participara en el festival de Bayreuth, debutando en 1951, con la inauguración del Nuevo Bayreuth, en los dramas de Parsifal, como Kundry, y Götterdämmerung, como Gutrune.
Precisamente sería en el templo wagneriano donde Mödl se consagraría como una de las mejores sopranos del siglo. Intervino en 41 ocasiones en Bayreuth, especializándose en el papel de Kundry, que cantó nueve veces, y de Brünnhilde, con cinco interpretaciones. También será recordada por sus tres interpretaciones de Isolde. En su última aparición en Bayreuth, en 1967, formo parte del reparto del Anillo y de Parsifal. Mientras tanto, Mödl ya había hecho su debut en el Metropolitan Opera House de Nueva York en 1956.

A partir de los años 60 volvió a papeles de mezzo, y continuó sus apariciones hasta edad avanzadísima, interpretando el papel de la Condesa en la Dama de Picas de Tchaikovsky en 1992 en Viena o en 1999 en Mannheim, con 87 años.

El director Wilhelm Furtwängler, que dirigió a Mödl en Viena, Roma y Paris en los años 50, dijo de ella que cualquier cantante podía interpretar el papel que quisiera, pero se le reconocía enseguida; con Mödl no era posible ya que transformaba su voz con cada personaje.

Con su muerte se apaga un poquito más la luz del Nuevo Bayreuth, esa hornada de cantantes que hicieron las delicias del mundo wagneriano allá por la década de los 50 y 60 del siglo pasado. Nos quedan cada vez menos de los grandes: Hans Hotter (92 años), Astrid Varnay (83), Birgit Nilsson (83), James King (76), John Vickers (75)...

Enero 2002