Número 202 - Zaragoza - Octubre 2017
NOTICIAS 



 Guía Bayreuth
 Nuevo
 Biografía
 Bayreuth
 Encuestas
 Libros
 Postoperatorios
 Trauermusik
 Premios
 Discografía
 Óperas y Dramas
 Efemérides
 In fernem Land...
 Intérpretes
 Leitmotivaciones
 Discos
 Entrevistas
 Wagnermaps
 WagnerStrasse
 La Risa de Kundry
 Incuestionables
 Menciones
 Acerca de...

 

El proceso de desnazificación de Furtwängler, en obra de teatro

Durante los años 30 del pasado siglo, y al igual que otros millones de personas, muchos artistas escaparon de la Alemania nazi para evitar ser encarcelados. En cambio, otros músicos como el director Wilhelm Furtwängler, decidieron quedarse en Alemania durante aquel oscuro periodo, gozando del apoyo  de las principales autoridades nazis.

Furtwängler dirigió “Los maestros cantores” durante el Festival de Bayreuth de 1943 y 1944, en plena II Guerra Mundial. El propio Hitler dijo que al director berlinés se debía “el mérito de haber hecho de la Orquesta Filarmónica de Berlín un conjunto muy superior al de Viena”.

Tras la finalización de la contienda, Furtwängler fue juzgado y finalmente absuelto de haber colaborado con el régimen nazi. En su absolución influyó el haber ayudado a varios amigos judíos a escapar del nazismo, así como su visión de que el arte estaba más allá de la política y el poder.

Este interesante episodio musical sirvió en 1995 al dramaturgo Ronald Harwood para crear la obra “Taking sides”, que posteriormente fue llevada al cine por Itsván Szabóy, con Harvey Keitel de protagonista.
Estos días, el Teatre Goya de Barcelona representa la obra, con Josep Maria Pou dando vida a Wilhem Furtwängler. En palabras de Pou, también director de la obra, la representación no pretende decantarse ni a favor ni en contra de Furtwängler, dejando que sea el espectador el que tome partido sobre si el músico obró con corrección moral o no al mantenerse en aquella Alemania del terror.

enero 2015