Número 193 - Zaragoza - Enero 2017
NOTICIAS 



 Guía Bayreuth
 Nuevo
 Biografía
 Bayreuth
 Encuestas
 Libros
 Postoperatorios
 Trauermusik
 Premios
 Discografía
 Óperas y Dramas
 Efemérides
 In fernem Land...
 Intérpretes
 Leitmotivaciones
 Discos
 Entrevistas
 Wagnermaps
 WagnerStrasse
 La Risa de Kundry
 Incuestionables
 Menciones
 Acerca de...

 

FALLECE LA SOPRANO BIRGIT NILSSON

El pasado 25 de diciembre fallecía en su país la gran soprano sueca Birgit Nilsson, a la edad de 87 años. Aunque la muerte se produjo a finales de 2005, por deseo de la familia la noticia no fue dada a conocer hasta el pasado 11 de enero, día de su entierro en la ciudad de Vaestra Karup, villa natal de la artista. Con su marcha, el canto wagneriano ha perdido a uno de los más brillantes ejemplos de soprano dramática y, junto a Astrid Varnay y Kirsten Flagstad, la heroína wagneriana por excelencia.

Nilsson nació en Suecia en una familia de granjeros que, en un principio, no vieron con buenos ojos que Birgit iniciara sus estudios musicales en Estocolmo a la edad de 23 años. Pronto su poderosa voz empezó a abrirse hueco en el mundo de la ópera hasta convertirse en una de las mejores sopranos wagnerianas de todos los tiempos. Inició en 1946 una carrera plagada de éxitos hasta su retirada en 1984. Los teatros más importantes del mundo, como Bayreuth, el MET o la Scala se rindieron ante su arte y su voz.

Nilsson cimentó su carrera musical en la interpretación de los dramas wagnerianos, con memorables interpretaciones de Isolde (papel que cantó más de 200 veces) en Tristan y Brünnhilde en El Anillo del Nibelungo. También destacó en papeles de Richard Strauss, como Elektra o Salomé, y en otros roles del repertorio operístico como Turandot, Donna Anna o Tosca

Birgit participó en el Festival wagneriano de Bayreuth un total de treinta ocasiones entre los años 1954 y 1970. Debutó de la mano de Eugen Jochum como Elsa en Lohengrin y se consagró interpretando el papel de Isolde que cantó diez temporadas entre los años 1957 y 1970, dirigida por Sawallisch y Böhm. También interpretó los papeles de Brünnhilde Norn dritte, Sieglinde y Ortlinde en El Anillo.

Al final de su carrera Nilsson recibió la más alta condecoración de su país natal, así como homenajes por toda su carrera, como el que le brindó la Staatsoper de Viena en 1993 con motivo de su 75 cumpleaños. En 1996, en el homenaje que el MET realizó a su director titular James Levine por sus 25 años al frente del teatro americano, Nilsson le dedicó unos “Hojotoho” de La Walkyria que fueron recibidos con una gran ovación por el público asistente.

Febrero 2006