Número 199 - Zaragoza - Julio 2017
NOTICIAS 



 Guía Bayreuth
 Nuevo
 Biografía
 Bayreuth
 Encuestas
 Libros
 Postoperatorios
 Trauermusik
 Premios
 Discografía
 Óperas y Dramas
 Efemérides
 In fernem Land...
 Intérpretes
 Leitmotivaciones
 Discos
 Entrevistas
 Wagnermaps
 WagnerStrasse
 La Risa de Kundry
 Incuestionables
 Menciones
 Acerca de...

 

Los vitrales wagnerianos del Círculo de Liceu, a la vista

A principios del siglo XX, el ambiente cultural de Barcelona bullía en el fuego mágico por la llegada del Anillo a la ciudad, con los estrenos de La Walkyria (1899), Sigfrido (1900), Ocaso (1901) y Oro (1910). De aquellas fechas data también la creación de Associació Wagneriana.

El Círculo de Liceu encargó a Oleguer Junyent la realización de cuatro vidrieras de temática wagneriana, que el gran artista modernista realizó bajos los títulos de “Alberich y las Hijas del Rin”, “El encantamiento de Brunilda o El adiós de Wotan”, “Los murmullos de la selva” y “La marcha fúnebre de Sigfrido”.

Los trabajos, realizados entre 1903 y 1904 fueron dibujados por Josep Pey y realizados en el taller de Antoni Bordalba, especializado en vidrieras, bajo la supervisión artística de Junyent.

Durante más de un siglo esta obra maestra del modernismo catalán solo ha sido visible para los socios del selecto club, pero una reforma de la fachada, en el mismo edificio que el Liceu, lo hará visible a la vía pública en la calle Sant Pau, perpendicular a las Ramblas.

La intervención, que cuenta con un presupuesto de 700.000 euros, no ha estado exenta de polémica dada la grave crisis financiera que atraviesa el Liceu, que en los últimos años se ha visto obligado a reducir su plantilla o cancelar óperas programadas.

febrero 2016