Número 218 - Zaragoza - Febrero 2019
NOTICIAS 



 Guía Bayreuth
 Nuevo
 Biografía
 Bayreuth
 Encuestas
 Libros
 Postoperatorios
 Trauermusik
 Premios
 Discografía
 Óperas y Dramas
 Efemérides
 In fernem Land...
 Intérpretes
 Leitmotivaciones
 Discos
 Entrevistas
 Wagnermaps
 WagnerStrasse
 La Risa de Kundry
 Incuestionables
 Menciones
 Acerca de...

 

Un ballet de “Tristán e Isolda” en Canarias

El Gran Teatro de Ginebra viaja hasta Tenerife y Las Palmas para interpretar "¡Saluda al mundo de mi parte!", un ballet inspirado en la música de “Tristan e Isolda” de Richard Wagner. Podrá verse los días 2 y 3 de febrero en la sala sinfónica del Auditorio de Tenerife, y el 8 y 9 de febrero en el Teatro Cuyás de Las Palmas.

Se trata de una producción estrenada en el teatro suizo en 2015 que cuenta con la coreografía de Joëlle Bouvier, y que fue galardonada con el Gran premio de la crítica francesa de danza, tras su estreno. El trabajo de Bouvier enlaza con su anterior creación, “Romeo y Julieta”, de 2010, sobre otro gran mito universal del amor.

Para la adaptación se ha reducido la partitura original hasta los 90 minutos, divido en tres actos con un argumento similar a la ópera de Wagner. Como aportación, habrá un pequeño prólogo en el que se escenificará el racconto del primer acto, en el que Isolde desvela a Brangäne como su prometido Morold sucumbió ante Tristán, a quien ella misma salvó la vida.

Cuatro son los personajes principales de esta adaptación: Tristán, Isolda, el rey Marke y un testigo. Junto a ellos, un conjunto de bailarines.

La simplicidad será la nota principal de la escenografía, donde una escalera de caracol representará el barco que traslada a Isolde o el castillo de Tristán, mientras que el liebestrank será una cuerda que unirá a los amantes. El título de la obra, "¡Saluda al mundo de mi parte!", hace referencia al momento en el que, en el libreto de Wagner, Isolde cuenta a Brangäne sus planes del filtro.

Este ballet, que ya pudo verse en el Festival Internacional de Santander y en la Quincena Músical de San Sebastián en el verano de 2016, utiliza como música la versión que Carlos Kleiber grabó en 1982 con la Orquesta Estatal de Dresde y René Kollo y Margaret Price en los papeles protagonistas.

febrero 2019