Número 204 - Zaragoza - Diciembre 2017
NOTICIAS 



 Guía Bayreuth
 Nuevo
 Biografía
 Bayreuth
 Encuestas
 Libros
 Postoperatorios
 Trauermusik
 Premios
 Discografía
 Óperas y Dramas
 Efemérides
 In fernem Land...
 Intérpretes
 Leitmotivaciones
 Discos
 Entrevistas
 Wagnermaps
 WagnerStrasse
 La Risa de Kundry
 Incuestionables
 Menciones
 Acerca de...

 

WAGNER EN EL XVII FESTIVAL DE MÚSICA DE CANARIAS

El Festival de Música de Canarias, celebrado entre los días 7 de enero y 11 de febrero, contó en su programa con la música de Wagner por partida doble: Sigfrido, en versión concierto, y pasajes de Tristan e Isolda, Parsifal y El Ocaso de los Dioses a cargo del bajo Matti Salminen compusieron la oferta wagneriana del veterano festival.
La primera cita tuvo lugar el 2 de febrero en el Teatro Guimerá de Santa Cruz de Tenerife, y el 5 en el Auditorio Alfredo Kraus de Las Palmas de Gran Canarias. La interpretación de Sigfrido, segunda de las jornadas del Anillo del Nibelungo, corrió a cargo de la Orquesta Sinfónica de Tenerife, en una versión de concierto que dirigió Víctor Pablo Pérez. El elenco de intérpretes de la obra lo formaban Nadine Secunde (Brunnhilde), Birgitta Svenden (Erda), Jon F.West (Siegfried), Gerhard Siegel (Mime), Oskar Hillebrandt (Alberich), Esa Ruuttunen (Wotan), Jyrki Korhonen (Fafner) y la única española del reparto, Laura Alonso como Pájaro del bosque.

Este es el tercer año de la versión en concierto de El Anillo del Nibelungo que Víctor Pablo está llevando a cabo con la Sinfónica de Tenerife en el Festival de Música de Canarias. En la edición de 2.000 interpretó El Oro del Rin, y en la de 1.999 la Walkyria.

La segunda cita con la música del genio alemán corrió a cargo del gran bajo finlandés Matti Salminen el día 5 en Tenerife, y el 9 en Las Palmas. El director Leif Segerstam, al frente de la Orquesta Sinfónica de Helsinki, abrió la velada con el Preludio y Muerte de Amor de Tristán e Isolda. Salminen interpretó a Marke en pasajes de Tristán, así como los papeles que Wagner escribiera para su voz en Parsifal y El Ocaso de los Dioses. El finlandés permaneció en todo momento en pié, y no hubo pausas que redujeran la tensión dramática de las partituras interpretadas.
El concierto terminó con la cuarta sinfonía, "Poema del Éxtasis" de Scriabin.

Marzo 2001