Número 199 - Zaragoza - Julio 2017
NOTICIAS 



 Guía Bayreuth
 Nuevo
 Biografía
 Bayreuth
 Encuestas
 Libros
 Postoperatorios
 Trauermusik
 Premios
 Discografía
 Óperas y Dramas
 Efemérides
 In fernem Land...
 Intérpretes
 Leitmotivaciones
 Discos
 Entrevistas
 Wagnermaps
 WagnerStrasse
 La Risa de Kundry
 Incuestionables
 Menciones
 Acerca de...

 

DOMINGO CANTA PARSIFAL EN PARIS

El tenor Plácido Domingo interpretó el pasado mes de febrero Parsifal en L'Opéra National de Paris. El cantante español llevaba ya cinco años sin intervenir en el teatro de La Bastille, por lo que su regreso había levantado gran expectación entre el público francés. Lejos queda ya el debut de Domingo en Paris, con la ópera 'Carmen' de Bizet. Desde entonces, el cantante y director ha trabajado con cierta frecuencia en la capital francesa, con obras de Verdi o de Puccini.

Además del lustro que llevaba sin cantar Domingo en Paris, se sumaba el aliciente de ser la primera vez que cantaba a Wagner en la capital francesa. El papel elegido fue el protagonista de Parsifal, personaje que el tenor va a interpretar cuatro veces esta temporada (Washington, Paris, Madrid y Nueva York). En La Bastille dio un total de cinco recitales, bajo las órdenes de James Conlon.

El reparto lo completaban Jan-Hendrik Rootering, como Gurnemanz, la mezzo suiza Julia Joe, como Kundry. El baritono americano Thomas Hampson estrenaba papel en su carrera como Amfortas, mientras que su compatriota Richard Paul Fink debutaba en Paris como Klingsor. Titurel corrió a cargo de Tom Krause.

El público francés quedo satisfecha con la intervención, e hizo aparece al elenco de cantantes al completo en el escenario. Lo que más desagradó al respetable fueron los coros, poco acertados excepto en el último acto y, sobre todo, la escenografía postmodernista de Paul Brown.

Plácido Domingo comentaba antes de su intervención en Paris la dificultad de interpretar el papel protagonista de Parsifal, y a la flexibilidad vocal que este requiere. Un primer acto con un protagonista joven e inmaduro que concluye, tras la escena de las muchachas flor, con el beso de Kundry. Aquí Parsifal es ya un hombre, y sufre la última transformación en el místico acto final.

Marzo 2001