Número 197 - Zaragoza - Mayo 2017
NOTICIAS 



 Guía Bayreuth
 Nuevo
 Biografía
 Bayreuth
 Encuestas
 Libros
 Postoperatorios
 Trauermusik
 Premios
 Discografía
 Óperas y Dramas
 Efemérides
 In fernem Land...
 Intérpretes
 Leitmotivaciones
 Discos
 Entrevistas
 Wagnermaps
 WagnerStrasse
 La Risa de Kundry
 Incuestionables
 Menciones
 Acerca de...

 

Fallece el director Wolfgang Sawallisch

El pasado 22 de febrero falleció en Grassau a la edad de 89 años el pianista y director de orquesta Wolfgang Sawallisch, una de las figuras más destacadas de la dirección musical del siglo XX. A lo largo de su larguísima carrera, que duró más de cinco décadas, interpretó en numerosas ocasiones la música de Wagner, llegando a participar en el Festival de Bayreuth.

Sawallisch nació en Múnich en 1923 y con poco más de veinte años comenzaría una exitosa carrera como director de ópera, siendo en sus primeros años ayudante de dirección de Igor Markevitch.

En 1957 acudió a la llamada de los hermanos Wagner para dirigir en el Festival de Bayreuth. De esa manera, con solo 33 años, se convertía en el director de orquesta más joven en dirigir en el Festspielhaus, marca superada por el letón Andris Nelsons en 2010, cuando se hizo cargo del actual Lohengrin con 31 años. Desde su debut y hasta 1959, sería el encargado de interpretar la única producción que Wolfgang Wagner realizó en toda su carrera de Tristan e Isolda en Bayreuth.

Sawallisch acudió de forma ininterrumpida a Bayreuth entre 1957 y 1962, dirigiendo además del mencionado Tristán, Der fliegende Holländer, Tannhäuser y Lohengrin, todas ellas en las producciones de Wieland Wagner.
La aportación del director alemán a la obra de Wagner no se limita a su presencia en Bayreuth. En 1968 dirigió El Anillo del Nibelungo con la RAI de Roma, aunque con un reparto algo alejado del que pudo contar en la Colina Verde.

En 1983, Sawallisch participó en el homenaje que la ciudad de Múnich dedicó a Richard Wagner para celebrar el centenario de su fallecimiento. De aquel año datan tres grabaciones de las tres primeras óperas de juventud del compositor (Las hadas, La Prohibición de amar y Rienzi) que son hoy las referencias de sendos títulos, pese a contener algunos cortes en la partitura.

Junto a su pasión por la ópera, donde destacó sobre todo en la interpretación de Strauss, Sawallisch no abandonaría nunca su otra gran pasión, el piano. Y lo hizo tanto como integrante de grupos de cámara como solista de lied acompañando a artistas de la talla de Elisabeth Schwarzkopf, Dietrich Fischer-Dieskau, Hermann Prey o, más recientemente, Thomas Hampson.

A lo largo de su carrera, Sawallisch dirigió a las principales orquestas del mundo, como la Sinfónica de Viena, la Deutsche Oper de Berlín, la Orquesta de Filadelfia, la Scala de Milán y, sobre todo, la Ópera Estatal de Baviera, de la que llegó a ser director musical, y que llegó a dirigir en más de mil ocasiones.

marzo 2013