Número 196 - Zaragoza - Abril 2017
NOTICIAS 



 Guía Bayreuth
 Nuevo
 Biografía
 Bayreuth
 Encuestas
 Libros
 Postoperatorios
 Trauermusik
 Premios
 Discografía
 Óperas y Dramas
 Efemérides
 In fernem Land...
 Intérpretes
 Leitmotivaciones
 Discos
 Entrevistas
 Wagnermaps
 WagnerStrasse
 La Risa de Kundry
 Incuestionables
 Menciones
 Acerca de...

 

EL ORO DEL RIN SE ESTRENÓ EN MÉXICO

Durante el mes de marzo, el Festival de México en el Centro Histórico vivió un gran acontecimiento operístico con la representación por primera vez en el país americano de El Anillo del Nibelungo, de Richard Wagner, cuyo prólogo, El Oro del Rin, sirvió de inicio a lo que será la representación completa de la tetralogía, que acontecerá en cuatro temporadas consecutivas en el Festival mexicano.

La Orquesta del Teatro de Bellas Artes fue dirigida por el director italiano Guido Maria Guida y contó con la puesta en escena de Sergio Vela. Ambos directores cuentan ya con holgada experiencia en el mundo wagneriano. Se trata de una coproducción del Festival de México en el Centro Histórico, Ópera de Bellas Artes, la Universidad Nacional Autónoma de México y Pro Opera.

La puesta en escena de Vela se basó en la tragedia griega, incluyendo también el uso de máscaras por parte de los cantantes, reduciendo así al mínimo la expresión gestual, y destacando las virtudes canoras de los artistas. El propio Sergio Vela reconoce que se basó "en el modelo del teatro griego que emplea Wagner para tomar decisiones como la estilización de los ademanes, que deben ser amplificados, ya que la máscara elimina el recurso de la gesticulación y demanda que el actor se coloque de frente al público, lo que en otro tipo de escenificaciones se evita".

La obra estuvo completada con una gran pantalla circular, presente en todas las escenas del Oro, y con "elementos de la naturaleza en el escenario, pero no de una manera naturalista sino reinterpretada". El público quedó especialmente sorprendido por la primera escena, la de las hijas del Rin, "volando" por la escena en todo momento, en una especie de coreografía aérea, que ya había utilizado Vela en su anterior montaje en México, Macbeth, en la temporada 2001-2002.

Seis mexicanos aparecían en el elenco de cantantes de El Oro del Rin, que estuvo formado por el bajo Stephen West (Wotan), que cantó Lohengrin en Bayreuth hace dos temporadas; los dioses Jesús Suaste (Donner), Dante Lorenzo Alcalá (Froh), Barbara Dever (Fricka), Irasema Terrazas (Freia), Anastasia Souporovskaya (Erda) y Pierre Lefèbvre (Loge); los gigantes Marc Embree (Fasolt) y Mikhail Svetlov Krutikov (Fafner); los nibelungos Jürgen Linn (Alberich) y José Guadalupe Reyes (Mime); y las hijas del Rin Lourdes Ambriz (Woglinde), Encarnación Vázquez (Wellgunde) y Verónica Alexanderson (Flosshilde).

Dadas los requerimientos orquestales de cualquier obra wagneriana, el Palacio de Bellas Artes de México tuvo que cancelar cuatro plateas para acomodar en ellas a los músicos que no cupieron en el foso del teatro.

Abril 2003