Número 203 - Zaragoza - Noviembre 2017
NOTICIAS 



 Guía Bayreuth
 Nuevo
 Biografía
 Bayreuth
 Encuestas
 Libros
 Postoperatorios
 Trauermusik
 Premios
 Discografía
 Óperas y Dramas
 Efemérides
 In fernem Land...
 Intérpretes
 Leitmotivaciones
 Discos
 Entrevistas
 Wagnermaps
 WagnerStrasse
 La Risa de Kundry
 Incuestionables
 Menciones
 Acerca de...

 

BARENBOIM Y KUPFER SUBEN A ESCENA EL HOLANDÉS ERRANTE

Durante el mes de abril se ha celebrado el Festival de Pascua de la Ópera Estatal de Berlín, en la que el director de orquesta argentino de origen judío Daniel Barenboim ha completado, con El Holandés Errante, el ciclo wagneriano que durante varios años le ha unido con el escenógrafo Harry Kupfer, llevando a escena así las diez obras más representadas de Richard Wagner.

En esta versión de El Holandés Errante, ovacionada por el público Berlinés, Kupfer presenta al protagonista como fruto de una alucinación de Senta, al igual que ya hiciera en 1978 en Bayreuth. Senta es la figura central de la trama, en un ambiente alejado de las habituales representaciones de esta obra de juventud de Wagner. Además, siguiendo la idea original del compositor, la obra fue representada sin pausa.

El reparto lo encabezaba Falk Struckmann como El Holandés, Anne Schwanewilds como Senta y Robert Holl como Daland, acompañados por la Mary de Uta Priew y el Erik de Jorma Silvasti.

Al estreno de la obra en Berlín acudieron políticos y personalidades del mundo cultural alemán, entre los que destacaba Wolfgang Wagner, el nieto del compositor y actual director del Festival wagneriano de Bayreuth que afirmó que "nunca hago comentarios al término de una representación de Wagner porque Wagner es Wagner, y su música, aunque mil veces interpretada, siempre aporta elementos nuevos sobre los que hay que reflexionar. Agradezco mucho que Barenboim y Kupfer decidieran no interrumpir la composición, porque con ello rescatan el carácter revolucionario de Wagner. Componer una ópera en un acto era en aquellos tiempos algo muy revolucionario"

En la edición de este año del prestigioso festival berlinés, normalmente centrado en la figura de Wagner, ha tenido cabida también la música de Verdi, en el año en el que se celebra el centenario de su fallecimiento. Se pudo escuchar su Otelo, su Réquiem y un recital de Cecilia Bartoli con el propio Barenboim al piano.

Mayo 2001