Número 195 - Zaragoza - Marzo 2017
NOTICIAS 



 Guía Bayreuth
 Nuevo
 Biografía
 Bayreuth
 Encuestas
 Libros
 Postoperatorios
 Trauermusik
 Premios
 Discografía
 Óperas y Dramas
 Efemérides
 In fernem Land...
 Intérpretes
 Leitmotivaciones
 Discos
 Entrevistas
 Wagnermaps
 WagnerStrasse
 La Risa de Kundry
 Incuestionables
 Menciones
 Acerca de...

 

FALLECE LUIS ANTONIO GARCÍA NAVARRO

El director de orquesta Luis Antonio García Navarro, nacido en la localidad valenciana de Chiva, el 30 de abril de 1941, falleció el pasado 10 de octubre víctima de un cáncer que le había mantenido apartado de la dirección desde hacía meses.

García Navarro era director artístico del Teatro Real desde su reapertura hacía cuatro años. La última vez que bajó al foso del Real para dirigir fue en marzo, con ocasión de la representación de Parsifal de Richard Wagner, con su amigo Placido Domingo en el papel protagonista, y en la que el director ahora fallecido consiguió un gran éxito de crítica y público.

Al empeño personal de García Navarro, también deben los wagnerianos españoles la representación del Anillo del Nibelungo en las próximas temporadas en el Real, empezando en 2002 con El Oro del Rin.

Navarro debutó como director de ópera con la Orquesta Municipal de Valencia, que dirigió entre los años 1970 y 1974. Dirigió a la Orquesta Nacional por primera vez en 1972, haciendo lo propio el mismo año en el Gran Teatro del Liceu. En 1980 fue contratado como director de la Orquesta Sinfónica de Chicago, empezando a ser conocido en Estados Unidos y en Europa. Desde ese momento empezó a dirigir orquestas de renombre y a participar en importantes festivales por todo el mundo.

Su entierro congregó a grandes personalidades del mundo de la política, de la cultura y de la música, como Ruiz-Gallardón, Álvarez del Manzano, Luis Alberto de Cuenca, Juan Cambreleng, Teresa Berganza, Elisabete Matos o Alicia Nafé entre otros, que no dudaron en expresar su admiración y respeto por el director fallecido. En el funeral, sonaron a capella las notas del Requiem de Verdi, así como la Suite en re de Bach, dos de sus piezas favoritas.

Entre los asistentes a la ceremonia también se encontraba su sucesor como director artístico del Real, Emilio Sagi, que ya había trabajado con Navarro en dos ocasiones anteriores: "Carmen" y "Margarita la tornera". Sagi se honraba al sucederle, no encontrando más digno antecesor en su nuevo cargo que Luis García Navarro.

Noviembre 2001