Número 201 - Zaragoza - Septiembre 2017
NOTICIAS 



 Guía Bayreuth
 Nuevo
 Biografía
 Bayreuth
 Encuestas
 Libros
 Postoperatorios
 Trauermusik
 Premios
 Discografía
 Óperas y Dramas
 Efemérides
 In fernem Land...
 Intérpretes
 Leitmotivaciones
 Discos
 Entrevistas
 Wagnermaps
 WagnerStrasse
 La Risa de Kundry
 Incuestionables
 Menciones
 Acerca de...

 

Bayreuth prescinde de Jonathan Meese para Parsifal 2016

El pasado mes de noviembre, la dirección del Festival de Bayreuth tomó una decisión controvertida, aunque poca novedosa en la Colina Verde del siglo XXI: sustituir a un director de escena ya contratado.

El afectado en este caso es Jonathan Meese, un polémico director de escena berlinés, que había sido elegido en 2012 por Katharina y Eva Wagner, actuales codirectoras del Festival, para dirigir la nueva producción de Parsifal, prevista para la inauguración del evento en 2016.

La versión oficial dada a conocer por Heinz-Dieter Sense, responsable financiero del Festival, habla de un sobrecoste injustificado en la producción, del todo insostenible por la últimamente maltrecha economía del Festival. A pesar de que Meese tuvo un plazo de tres meses para reducir las necesidades financieras de su producción, estas no fueron subsanadas, motivo por el cual Bayreuth dejó de requerir sus servicios.

No obstante, la duda planea sobre la decisión del Festival, que trata de reducir las críticas de las últimas producciones en Bayreuth. Estas han provocado que por primera vez en 2014 no se agotaran todas las entradas de las diferentes funciones, reduciendo a la nada la exclusividad de la que había hecho gala el Festival durante las últimas décadas, donde las listas de espera para peregrinar a Bayreuth oscilaban entre los 5 y los 10 años.

Jonathan Meese ha rechazado que su producción fuera demasiado cara. De hecho, el artista asegura haberse ajustado al presupuesto disponible, comprometiéndose públicamente a que él mismo abonaría el exceso que pudiera producirse. Por eso, ha acusado al Festival de doblegare a presiones políticas y de un conservadurismo artístico donde poco importa el arte y más la lucha por el poder. Reproches similares ya fueron espetados hace unos meses por Franz Castorf ante algunas decisiones de su pupila Katharina al respecto de la puesta en escena de El Anillo.

Y es que Jonathan Meese, de 44 años y que nunca ha dirigido ópera, es conocido por sus polémicas puestas en escena, que le han llevado ante los tribunales. Este año fue juzgado en Alemania por utilizar simbología nazi en una de sus producciones escénicas, algo prohibido por la legislación teutona, muy sensible con todo lo referente a su oscuro pasado. Finalmente, Meese fue absuelto en aras de la libertad de expresión. “Puedo pintar una manzana sin haberla comido. Puedo hacer el saludo de Hitler, sin tener nada que ver […]. El arte ha triunfado aquí. Ahora soy libre”, fueron sus palabas tras la absolución.

De nuevo se ha de buscar contrarreloj un nuevo director de escena para Parsifal 2016, en donde sigue prevista la presencia de Andris Nelsons en la batuta, y Klaus Florian Vogt en el papel protagonista.

diciembre 2014